domingo, 17 de octubre de 2010

Eating Disorders.


Fight this piece of shit monster. You can be a normal color, sleep normal, have a full head of hair, and have glowing skin again.
I did it - I swear, and I won. It took me two years of falling down, of hating myself when I ate and hating myself when I didn't eat, but I won.
I'm not trying to trick you into eating, and maybe you've already stopped reading, but you HAVE TO fight this. Thin is not happiness and it's not control - it's just bones, an empty stomach, and a broken heart.

martes, 12 de octubre de 2010

Notienetitulo.

El dolor es un requisito indispensable, lo es ahora, lo fue ayer y lo será siempre; es un requisito que te hará sentir morir pero al mismo tiempo te dejará vivo lo suficiente, lo suficiente para poder aprender la lección de esta vida.
Pasan los minutos, las horas, los meses, los años pero el timbre que da por finalizada la clase no suena y aunque ese dichoso aparato reaccione yo he de quedarme haciendo aquí un tiempo extra.
Sola, cansada y dolida me queda solo ver como los demás van firmando su salida y somos solo unos pocos los que vamos quedando atrás, en esta cámara de tortura aislada de cualquier realidad, donde no se escuchan los gritos mas si un bullicio, un murmullo que hace que los de afuera se sientan dichosos de haber cumplido finalmente su estadía aquí.

Nos han enseñado a acabar con todo aquel que se meta en nuestro camino y de la manera más sanguinaria - O aplastas o te aplastan, tu decide- me dijeron. Y así fue, elegí : he aplastado, dañado, mentido, seducido, humillado, he manipulado incluso al mismo demonio y todo por probarme a mi misma que valgo, para poder mirarme en ese espejo todos los días y decirme "Lo lograste".

Henos aquí a los más fuertes entonces, a los que decidieron no ceder, y lo único que puedo decir es que estoy harta.
La otra opción, la que no elegí antes, sigue ahí, perenne. 
Una soga colgando de la viga, como mirándome,  como si fuera la hija prodiga que tanto a estado esperando. Se siente muy áspera al tacto como para hacer mas intensa la agonía una ves que esté mi garganta pendiendo de ella.

Me las he visto en peores- pensé.

Tomé la soga la até a mi cuello y la acaricie como saludándola, pateé la silla que me había elevado hasta ella; comprimió mi tráquea y comenzó la asfixia.

Cesaron los gritos, los murmullos. Todo había terminado.

viernes, 8 de octubre de 2010

Un baile mas.

Día a día la vida significa para mi una oportunidad mas de morir o de vivir, de parar o seguir hasta el final, de amarme u odiarme, de luchar o resignarme. Un sinfín de alternativas que tengo para escoger, mientras la música no se apague y me conceda un baile mas.



jueves, 7 de octubre de 2010

Recopilacion.

"Yo vivo de esos pequeños momentos, esos instantes en el que el silencio es capaz de tragarse a mis voces internas. Me alimento de esos segundos de tranquilidad y de nostalgia, de melancolía, bañada de un futuro incierto, un presente inexistente y un pasado que se ha desvanecido

Mi vida esta hecha de eso...de segundos, de recortes, de fotografias y de recuerdos, de la esperanza de que algun dia saldre de este coma espiritual.


miércoles, 6 de octubre de 2010

borrador

Estoy aqui, parada frente a la entrada de su casa, esperandolo, para variar;  con unas extrañas ansias de verlo que son tantas que eh decidio esperarme un rato antes de tocar el timbre, al menos lo suficiente como para que no se note en mi rostro la necesidad de tenerlo cerca.
"Guarda la compostura" me decía una voz en mi cabeza y asi fue, respire profundo una, dos, tres veces hasta asegurarme de tener el rostro sereno; este es el ritual que tengo que seguir antes de verlo, la tranquilidad se a vuelto la mascara perfecta para mis sentimientos.

Al fin me decidi a tocar el timbre.

"Dzzzzz"

Si bien podía serenar mi rostro definitivamente mi corazón era otra historia, apostaría a que mis latidos pueden oirse hasta el otro lado la casa.
Escuche un ruido dentro - ¿Es que acaso algún día podrá caminar sin romper o tumbar algo?- me dije mientras escuchaba su risa. Los pasos se iban acercando rapidamente "Tal ves el tambien quiere verme", pense,  pero de inmediato borre esa idea de mi mente.

Se abrió la puerta, vi su rostro y automáticamente le sonreí, esa sonrisa prácticamente se había vuelto un reflejo involuntario que el provocaba en mi desde que lo conoci; se quedo mirandome unos segundos con esos ojos llenos de todo.
Estaba feliz de verme, al menos eso es algo que ni el ni yo podriamos negar.

Se agacho lentamente, tomo mi mano y la beso; senti como sus labios rozaban mi piel con tanta delicadeza - Estoy condenada - pense.
Ya  no hay marcha atrás.

--Hey tú --me dijo con una sonrisa en su faz; desconociendo todo mi monologo interno.
--Hey tú -- le respondí de vuelta, también sonriéndole, no solo a el si no también a mi, sonriéndome porque nunca eh estado segura de nada y porque siempre eh sido indecisa; y tal ves esta sea la primera y ultima cosa de la que este totalmente convencida: Estoy enamorada de él.