sábado, 31 de mayo de 2014

#P



Dicen que estas en UCI, que estás grave, que te despiertas y quieres arrancar de tu piel todos los aparatos a los que estas conectado. 
Dicen que tu mente esta intacta y que solo esperan a que esa testaruda cabeza tuya reaccione de manera favorable a los medicamentos. 
Dicen que no están seguros de como terminará todo esto, dicen que no saben como paso, dicen muchas cosas...

Y yo solo quisiera ser capaz de creer en Dios para pedirle por ti, para poder aferrarme a algo mas que esta impotencia y frustración de no poder entender estas horribles maneras que tiene el destino de jodernos la vida.
Quisiera acortar esta maldita distancia, retar a las fuerzas de la física y darle la vuelta al mundo para darte un beso, para tomar tu mano.
Pero aquí me tienes, a 861 km de ti.
Con el corazón y el alma acurrucados en el pecho.

Chico de lo ojasos negros, de la sonrisa hermosa. Por favor, vuelve a mi, a nosotros, a todos los que te queremos.






 

miércoles, 7 de mayo de 2014

Crónica.



Son las 8:00am y he llegado al salón de clases literalmente arrastrándome.
Los viernes a estas horas simplemente no soy un ser humano completamente despierto y pensante hasta que no es medio día y por lo menos tengo medio litro de café en el cuerpo.

Hoy es día de examen parcial y como es tradición desde que comencé la universidad, en esta época del ciclo uso casi la misma ropa que "Maria la del barrio" antes de que se vuelva millonaria, por lo tanto, estoy tan guapa y atractiva como un mosquito nadando en tu sopa. 

Me he sentado atrás porque no he asistido a ninguna clase, pero pese a mis esfuerzos de pasar desapercibida un chico viene desde el otro extremo del salón solo para decirme - ¡Tú no has venido a ninguna clase! ¿Cómo harás para aprobar el parcial?-  lo único que atino a responderle es -Gracias por el apoyo moral, compañero- y me río.
Me siento mas perdida que un huevo en cebiche, todos se conocen, al parecer se han memorizado la Ley General de Sociedades de principio a fin y pues aquí estoy yo que a duras penas he estudiado lo del silabo y para colmo de males no tengo ni la menor idea de quien es el profesor pero me imagino que debe de ser un señor entrado en años como la mayoría, así que respiro profundo y me preparo para el sermón de -Señorita ¿Por qué no ha venido a clases?- Hablando del rey de roma, se abre la puerta por donde entran los docentes y aparece él.

No, definitivamente no es ningún señor entrado en años y si no fuera por ese aire petulante que caracteriza a todos los abogados juraría que es un chico mas de la clase. 
Cabello oscuro, ojos profundos, bonita sonrisa, sarcástico hasta el tuétano; algo así como si Dr. House hubiera optado por ser abogado en vez de médico. 

-Continuara-